Riesgos y precauciones a considerar al subir a una montaña rusa

Riesgos y precauciones

A muchas personas les gusta mucho subirse a una montaña rusa para disfrutar de una aventura que no se puede disfrutar en ninguna otra atracción de feria. Pero si te vas a subir en una montaña rusa, tienes que saber que hay riesgos y en consecuencia tienes que tener una serie de precauciones para que todos salga bien y así poder disfrutar de una buena experiencia.

Riesgos de las montañas rusas

La montaña rusa está llena de emociones, pero estas emociones no son positivas para todo el mundo, sobre todo si el recorrido de la montaña rusa es rápido, impactante... Este recorrido puede llevarnos a eliminar el estrés que tenemos del día a día y a su vez descargar adrenalina. Pero también podemos sufrir efectos secundarios como los que te mostramos a continuación.

Miedo: si la experiencia no es positiva, lo más seguro es que la persona que ha pasado un mal momento no quiera volverse a subir a una montaña rusa nunca más. El temor es algo que no es fácil de olvidar, de aquí que se recomiende montar primero en una montaña rusa sencilla y luego ir aumentando el nivel si vemos que nos gusta y disfrutamos con la experiencia.

Lesiones: una montaña rusa puede provocarnos lesiones si no nos sentamos correctamente y no llevamos una posición adecuada. No suelen ser comunes, pero hay que mostrarlas en este artículo. Por ejemplo, se puede sufrir un esguince cervical entre otras. Por este motivo, hay que tener una serie de precauciones para evitar que la atracción nos provoque problemas importantes de salud.

Vértigo: debes saber que las fuerzas de la montaña rusa pueden llegar a producir mareos o incluso vómitos. Estos mareos vienen dados a los movimientos rápidos que se dan en esta atracción y sobre todo a que en ocasiones la sangre puede tener problemas a la hora de llegar al cerebro. Normalmente el mareo suele pasarse rápidamente, pero en el peor de los casos puede incluso a provocar desmayos. Por suerte, esto es poco común, pero hay que tenerlo en cuenta a la hora de montarse en esa atracción.

Precauciones a la hora de subir a una montaña rusa

Como hemos podido ver, por las diferentes fuerzas que se dan en esta atracción, el cuerpo puede sufrir en ocasiones. Si eres propenso a sufrir lesiones o marearte con facilidad, no cometas el error de subirte a esta atracción. Y si lo haces, monta primero en una atracción poco exigente para que el cuerpo se vaya adaptando.

A la hora de montarte en la atracción, es importante que no lleves cosas que se puedan caer en mitad de la montaña rusa. Por ejemplo, no tienes que llevar un bolso, dejar abajo el dinero que pueda salir despedido con la velocidad y la fuerza G, al igual que te recomiendo atarte bien los zapatos o zapatillas. Piensa que en ocasiones la velocidad y la fuerza pueden ser elevadas, por lo que si el calzado no está bien sujeto, esto puede provocar que se nos salgan de los pies.

Cuando te sientas y te ponen la sujeción, asegúrate de que te sujeta correctamente y no te mueves. Si no quedas bien sujeto, corres el riesgo de sufrir accidentes involuntarios que pueden afectar de manera directa a tu salud. Si notas que algo no está bien, levanta la mano y el encargado se acercará para decirte si es así como te tiene que quedar la sujeción o no. Y si tras esa revisión sigues teniendo dudas, solicita bajarte. Mejor bajarte a tiempo que pasarlo realmente mal por miedo a caerte.

Y como he comentado anteriormente, lo mejor que puedes hacer es comenzar la aventura de las montañas rusas comenzando por una sencilla. El objetivo siempre tiene que ser probar el cuerpo y ver cómo reacciona. Puedes tener la certeza de que si nunca te has montado en este tipo de atracción y de golpe te montas en una montaña rusa exigente, la experiencia en la gran mayoría de ocasiones será muy negativa. Piensa que una vez que la atracción se pone en marca no podrás bajarte hasta que acabe, por lo que sí o sí, tendrás que vivir todo el recorrido. Pero tranquilo, la gran mayoría de atracciones están hechas para disfrutarlas, solo te hemos mostrado los riesgos y precauciones.

Compártelo en tu red social: